Ahorra, invierte y gasta como rico

Skandia México / 6 agosto , 2021

¿Cuál es tu ingreso promedio anual?

¿Formas parte de las personas consideradas como ricas en nuestro país?

De acuerdo con el reporte ¿Cómo va la Vida? 2020 elaborado por la OCDE, el nivel de ingresos promedio de los mexicanos fue de 16,500 dólares al año (330 mil pesos anuales o 27,500 mensuales considerando un tipo de cambio de 20 pesos por dólar) y para formar parte de la clase media deberías tener ingresos mensuales del orden de los 64,000 pesos de acuerdo con un artículo que apareció en el New York Times el seis de julio de 2020. Entonces ¿Cuánto tendrías que percibir para ser considerado rico?

Si los ingresos que percibes te “borran” del selecto grupo de ricos mexicanos, no te preocupes, ocúpate de construir tu riqueza siguiendo algunos de los hábitos financieros de los ricos; y quién sabe, quizás en pocos años tu situación patrimonial cambié de manera radical.

Los hábitos monetarios de los ricos son prácticas de las que casi cualquier persona puede aprender y beneficiarse. Revisemos algunas de las prácticas más comunes que siguen los clientes millonarios de los asesores patrimoniales estadounidenses y que, con seguridad, tú también podrás llevar a cabo, aunque no seas rico… aún:

  • Sin importar lo que suceda con la economía o los mercados financieros mantienen una disciplina férrea en cuanto a sus decisiones de gasto, ahorro e inversión.
  • Evitan gastar de más. Por ejemplo, prefieren comprar un auto usado que comprar uno nuevo con lo que evita el costo de la rápida depreciación de este activo; buscan atractivas ofertas para viajar; no les interesa estar al día en lo que se refiere a las tecnologías en aparatos electrónicos por lo que prefieren usar los que tienen mientras funcionen, entre muchos otros.
  • Utilizan tarjetas de crédito con recompensas para pagar la mayoría de sus gastos recurrentes (efectivo, puntos o millas de acuerdo con su estilo de vida) y se aseguran de pagar el saldo mensual total (son totaleros) para evitar el pago de elevados intereses y comisiones. Además, saben que utilizar su tarjeta de crédito pagar les permite cuantificar el costo de su estilo de vida (sus estados de cuenta son un buen referente para planear su retiro).
  • No ahorran o invierten lo que les queda después de sus gastos como haríamos la mayoría de las personas. Domicilian los recursos que destinan mensualmente a sus cuentas de ahorro e inversión, y gastan lo que les queda sin restricciones.
  • Cuentan con un fondo de emergencia (reserva de efectivo que puede usar a corto plazo para gastos inesperados) equivalente a seis o nueve meses de sus gastos de manutención.

  • Evitan endeudarse para lograr objetivos como comprar un auto o bienes de consumo pues no quieren pagar intereses por varios años por algo que se deprecia rápidamente. En todo caso, una de las deudas que para ellos vale la pena adquirir es una hipoteca especialmente en contextos de bajas tasas de interés, aunque aun así buscan acelerar los pagos para liquidarla antes de lo previsto y reducir el pago total de intereses.
  • Buscan participar activamente en los programas de beneficios que ofrece la empresa para la que trabaja tales como caja o fondo de ahorro, plan privado de retiro, seguro de vida y salud, etcétera.
  • No están interesados en superar las adquisiciones del vecino (autos, dispositivos electrónicos de última generación, etcétera). Más bien lleva un estilo de vida ajustado a su presupuesto y enfocado a alcanzar sus metas personales.
  • Optimizan las deducciones y los beneficios fiscales en inversiones de largo plazo (jubilación), intereses hipotecarios, seguros, etcétera.
  • Diversifican sus fuentes de ingreso: trabajo, inversiones financieras, inversiones inmobiliarias, negocio, etcétera. Incluso, los ingresos familiares suelen ser aportados por ambos cónyuges.
  • Empiezan a ahorrar para la universidad de sus hijos tempranamente con lo que disminuyen la carga financiera cuándo es el momento de utilizarlos.
  • Tienen un conocimiento básico de sus ganancias, lo que poseen y cuánto cuestan sus inversiones y acuden con un asesor financiero que les explique con claridad sus inversiones.
  • Invierte en bienes raíces. Esto aumenta aún más sus ingresos y capacidad para invertir.
  • Siguen sus hábitos con gran disciplina.

En resumen, para gastar, ahorrar e invertir como rico se requiere desarrollar elevados niveles de frugalidad, resiliencia, conciencia y consistencia financiera.

Comparte el articulo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Tal vez te interese

Hereda tranquilidad a tu familia
Skandia México / 5 septiembre , 2022

En nuestro día a día nos preparamos para un nacimiento y un casamiento, pero, ¿acaso no deberíamos hacerlo con la misma naturalidad, para la muerte? […]

¿Por qué es importante poner a tu persona favorita como beneficiario?
Skandia México / 1 septiembre , 2022

Si llegaras a faltar… ¿A quién desearías seguir protegiendo? Quizás a tu pareja, hijos, padres o probablemente a un amigo muy querido. Sin importar quién […]

BUENAS NOTICIAS, los tiempos de volatilidad no son para siempre
Skandia México / 29 agosto , 2022

No cabe duda de que en las recientes semanas han sido complicadas en los mercados financieros globales dado que las causas fundamentales desde inicios de […]

Skandia

Registra aquí tus datos

¿Qué tema te preocupa de futuro financiero?
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x