5 tips para convertirte en un papá inversionista

Skandia México / 12 junio , 2020

Cubrir las necesidades básicas de la familia y mejorar tu nivel de vida, exige a los proveedores del hogar llevar una óptima administración del dinero sustentada en el ejercicio de un consumo inteligente y decisiones de ahorro e inversión planificadas e informadas.

Tomar las decisiones correctas puede hacer la diferencia respecto a cuán rápido y qué tan exitoso seas en la tarea de alcanzar tus objetivos de ahorro e inversión.

Si bien es cierto que, en México -como en muchas otras partes del mundo- va creciendo la importancia de las mujeres como proveedoras del hogar, los hombres son quienes todavía ostentan la primacía de esta posición en poco más del 70% de los hogares de acuerdo con los últimos datos reportados por el INEGI.

Son ellos los que toman las decisiones financieras en el hogar; no obstante, es conveniente hablarlo con la pareja para que juntos tomen las decisiones de inversión que se ajusten a sus necesidades.

Tomando las mejores decisiones

Los puntos básicos que los expertos aconsejan tomar en cuenta para invertir, preservar y hacer crecer tu dinero, son los siguientes:

Conoce tu situación financiera. Primero que nada, necesitas saber cuáles son las fuentes de tus ingresos (sueldo, bonos, intereses generados por cuentas de ahorro e inversión bancarias, por trabajos freelance, etcétera), cuánto percibes cada mes y qué ingresos son esporádicos o eventuales. El siguiente paso es definir cuáles son tus gastos corrientes y compromisos financieros. La diferencia entre ingresos y gastos determina tu capacidad de ahorro e inversión.

Plantea tus objetivos financieros y el plazo en que quieres alcanzarlos (retiro, vacaciones, casa, educación de los hijos, negocio, etcétera). Corto plazo implica un periodo máximo de dos años; mediano plazo es hasta 5 años; y largo plazo, más de 5 años.

Determina el tipo de inversionista que eres o qué nivel de tolerancia al riesgo manejas. Para saberlo, es necesario que tomes en cuenta tu edad, tus ingresos, la edad de tus hijos, tus objetivos financieros y el plazo (en meses o años) en que deseas concretarlos. Si tu nivel de tolerancia al riesgo es bajo, tu perfil de inversionista es conservador; si es medio, es moderado o patrimonial; y, si es elevado, tienes un perfil agresivo. El riesgo se define como la probabilidad de que el rendimiento de una inversión sea menor al esperado.

Selecciona los instrumentos. Tómate tu tiempo, compara las distintas alternativas de inversión que existen en el mercado hasta encontrar la que mejor se ajuste a tu perfil y objetivos financieros. Generalmente los instrumentos de deuda, de corto y mediano plazo, se suelen ubicar entre los de menor riesgo, mientras que las acciones, productos derivados y las bitcoins están entre las de mayor riesgo. Nunca inviertas en instrumentos de inversión que no entiendas.

Diversifica, Para cada objetivo financiero puedes manejar una mezcla de instrumentos. Si inviertes en diferentes tipos de instrumentos de inversión compensarás las posibles pérdidas de unos con las ganancias de otros. La diversificación debe ser coherente con los plazos de tus objetivos. En la selección puedes buscar el consejo de los expertos; la tarea del asesor es ofrecerte diversas opciones considerando tu perfil y objetivos financieros, pero al final, la decisión de qué comprar y cuándo vender es exclusivamente tuya.

Analiza y compara las comisiones que aplican las entidades financieras pues inciden directamente en la rentabilidad de tu inversión: administración, operaciones de compra y venta, manejo de cuenta, entre otras. Si compras y vendes constantemente, el costo de las comisiones afectará tus ganancias.

Empieza a invertir lo más pronto que te sea posible. El tiempo que mantengas una inversión se reflejará directamente en el monto que logres acumular al final del plazo que hayas establecido, al igual que el monto de las aportaciones y la rentabilidad de los instrumentos que hayas elegido.

En inversiones se suele manejar la regla del 72, atendiendo al concepto del interés compuesto, que te permite saber en cuánto tiempo duplicarás tu dinero, considerando una tasa de rendimiento constante en el tiempo; o bien, qué nivel de rendimiento deberías esperar en una inversión para duplicar tu dinero en el plazo que estableciste para alcanzar tu objetivo.

Por ejemplo

Si inviertes en un instrumento que paga el 7% de interés anual, ello significa que duplicarás tu dinero al cabo de 10 años y tres meses. Si tu meta es duplicarlo en 5 años, tendrías que buscar una opción de inversión que te pagará 14.4 por ciento. Recuerda que a mayor rentabilidad se asume mayor riesgo; busca opciones que paguen más que la tasa de inflación.

Planea tus inversiones, selecciona los instrumentos, infórmate y asesórate adecuadamente; de esta manera, empezarás a ver crecer tu capital para alcanzar tus metas sin correr riesgos innecesarios.

Comparte el articulo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Tal vez te interese

NVIDIA: La superpotencia del GPU
Skandia México / 15 mayo , 2024

NVIDIA ha dado mucho de qué hablar los últimos tiempos. Pasó de ser una empresa dedicada a la elaboración de tarjetas que producían los gráficos […]

¿Sabes cuánto invierte México en el pago de pensiones?
Skandia México / 15 mayo , 2024

La inversión que hace el sector gubernamental para la población de adultos mayores no es algo nuevo, anteriormente la llamada LEY 73 otorgaba el derecho […]

El cacao, ¿En crisis?
Skandia México / 15 mayo , 2024

La historia del cacao en México se remonta a la época precolonial, donde se usaba como moneda de cambio y se le consideraba como una […]

Skandia

Registra aquí tus datos

¿Qué tema te preocupa de futuro financiero?